Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré por largos días.
Salmos 23.6
Digno eres, Señor y Dios nuestro,
de recibir la gloria, la honra y el poder,
porque tú creaste todas las cosas;
por tu voluntad existen
y fueron creadas.
Apocalipsis 4.11

Líder Sano Vs Líder Manipulador

Enviado por admin el mié 2 de sep de 2015 a las 18:59

Carlos MraidaPor Carlos Mraida

Estando Pablo y Bernabé en Iconio, el relato bíblico afirma que «Al ver lo que Pablo había hecho, la gente comenzó a gritar en el idioma de Licaonia: “¡Los dioses han tomado forma humana y han venido a visitarnos!” A Bernabé lo llamaban Zeus, y a Pablo, Hermes, porque era el que dirigía la palabra. El sacerdote de Zeus, el dios cuyo templo estaba a las afueras de la ciudad, llevó toros y guirnaldas a las puertas y, con toda la multitud, quería ofrecerles sacrificios. Al enterarse de esto los apóstoles Bernabé y Pablo, se rasgaron las vestiduras y se lanzaron por entre la multitud, gritando: “Señores, ¿por qué hacen esto? Nosotros también somos hombres mortales como ustedes. Las buenas nuevas que les anunciamos es que dejen estas cosas sin valor y se vuelvan al Dios viviente, que hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos”» (Hechos 14.11-15).

La gente puede querer endiosarnos, pero nosotros los líderes no debemos permitirlo. La Biblia habla de honrar, sujetarse y obedecer a los pastores, pero no de crear vínculos de codependencia ni de endiosamientos.

Aquellas mujeres eran profetizas, líderes espirituales del pueblo de Dios, sin embargo, ejercían un poder de seducción sobre la gente que hacía que capturaran el alma (es decir, el aparato psico-emocional-volitivo) de las personas del pueblo de Dios: «Ustedes atrapan a la gente como a pájaros».

Así funciona hoy también el liderazgo manipulador del pueblo de Dios, ejerciendo una especie de seducción, de hipnosis. La gente no analiza lo que se dice, sino sigue «ciegamente» a una persona debido a su carisma, su forma de hablar, su imagen o mecanismos de manipulación masiva conscientes. Estos líderes ejercen tal control que pueden incluso maltratar y humillar desde el frente y públicamente a alguien de manera directa sin que esa persona reaccione. Pueden conseguir que aquellos que le siguen hagan cosas que no harían en otro contexto. Pueden lograr que funcionen según el sistema que ellos imponen, colocando ese sistema, sus actividades y objetivos por encima del matrimonio de ese seguidor, sus hijos y sus metas personales.

Tal vez has sido o estás siendo víctima de un liderazgo de este tipo, pero tienes que renunciar a ese nivel de seguimiento sectario. Como vimos antes, eso es el resultado de un nivel de dependencia del líder que no es el que Dios quiere. Un líder sano es alguien que tiene autoridad espiritual sobre sus seguidores para enseñarles la Palabra y desatar el potencial que tienen en la vida, de modo que sean no solo hijos de Dios, sino siervos del Señor que cumplen un propósito en la tierra, y que así todos funcionen en orden y bajo ciertos criterios dentro del programa eclesial. Él hace esto promoviendo siempre la libertad de las personas, su crecimiento en todas las áreas de la vida, la madurez, el logro de los objetivos personales y familiares, así como la realización de cada uno. ¡Qué maravilloso es estar en sujeción espiritual sana bajo un liderazgo de este tipo!

Sin embargo, cuando el líder ejerce esa autoridad espiritual manipulando a la gente, decidiendo por ella, haciendo que todos trabajen para su visión y que al término de la misma el único realizado y prosperado sea él, mientras el pueblo sigue empobrecido, sin sentido de realización en la vida y sin alcanzar sus objetivos, entonces estamos frente a un liderazgo enfermizo.

Y Dios no nos manda a que nos sujetemos a gente enferma y manipuladora, aun cuando no lo hagan mal intencionadamente. La autoridad no se impone, la autoridad se reconoce. Y la reconoces porque esa persona es un ejemplo de integridad, de entrega, de buscar el bien de todos y no solo el propio, proveyéndote herramientas para tu crecimiento integral. Cuando reconoces la autoridad en alguien, no tienes problemas para sujetarte. Por el contrario, cuando un líder no tiene esa autoridad espiritual que lo respalda, necesita recurrir al autoritarismo y la manipulación, ejerciendo control sobre la gente.

El líder sano libera, el enfermo controla. El líder sano promueve, el enfermo estanca. El líder sano abre, el enfermo cierra. El líder sano comparte autoridad y poder, el enfermo los concentra en sí. El líder sano no solo pide que trabajen para su visión, sino trabaja para que las visiones de su gente se cumplan; el enfermo solo pide que todos trabajen para lograr sus objetivos. El líder sano le abre el mundo a su gente para que se desarrollen en todas las áreas de la vida, el enfermo te encierra en el mundo eclesial. Con el líder sano cada vez te sientes más libre y feliz de estar bajo su autoridad, mientras que con el líder enfermo cada vez te sientes más controlado y preso. Por eso a través de Ezequiel el Señor dice: «Rescataré a mi pueblo [...] para que dejen de ser presa en sus manos».

Por desdicha, este tipo de liderazgo enfermizo existe porque hay muchos creyentes que desconocen la Palabra y entregan el poder sobre sus vidas a otras personas y no únicamente a Dios.


Artículo tomado del libro Libre de la Manipulación © 2014 por Carlos Mraida. ISBN 9780829763164.

Etiquetas: Artículos Carlos Mraida Liderazgo Pastoral

Basta de pálidas...

Enviado por admin el mié 2 de sep de 2015 a las 16:48
Basta de pálidas!

Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza. En tanto que llego, dedícate a la lectura pública de las Escrituras, y a enseñar y animar a los hermanos.

1 Timoteo 4.12-13

¿Eres joven? ¿Eres líder? ¿Dios te ha dado el privilegio y la responsabilidad de enseñar? Repasa estas palabras y grábalas a fuego en tu corazón! El ser joven no es motivo para que te menosprecien, pero tampoco olvides que los creyentes deberán ver un tí un ejemplo a seguir en tu manera de hablar, en tu conducta, amor, fe y pureza. Fíjate que para Pablo no se trataba de conocimientos, sino de carácter. Es el carácter de líder lo que debemos cultivar y trabajar, no abrazar una posición o el ejercicio del poder. Deja a un lado los comentarios acerca de tu experiencia o de tu conocimiento, y enfócate en desarrollar el carácter del líder que Dios te ha llamado a ser.

Por último, si eres líder, es posible que ya estés leyendo públicamente las Escrituras y enseñando a los hermanos, pero recuerda que debes animarlos, basta de pálidas desde el púlpito! Anímalosbendícelos, y si hay algo que corregir no lo hagas públicamente, corrígelos en privado. Pero recuerda, desde el púlpito, es decir, públicamente, anima a los hermanos!

Gustavo Pardo

Etiquetas: Artículos Gustavo Pardo Liderazgo Pastoral

¿Cómo sobrevivir a una iglesia poco saludable?

Enviado por admin el dom 30 de ago de 2015 a las 15:31
¿Cómo sobrevivir en una iglesia poco saludable?

En Considering (and Surviving) Unhealthy Christian OrganizationsEd Stetz aborda el tema de las organizaciones cristianas poco saludables. El artículo, en dos partes, es algo extenso, por lo que voy a compartir con ustedes sólo algunos aspectos que me resultaron muy interesantes.

Por el hecho de que se trate de organizaciones cristianas, es probable que hagan muchas cosas buenas, sin embargo, el daño que causan a las personas individuales en muchos casos es inconmensurable. Lo peor de todo es que es un problema que sigue creciendo...

Si la organización realiza cosas visiblemente buenas en lo exterior, pero sientes que tu ser interior es quebrantado por la organización y su liderazgo, ésto es un síntoma de su disfuncionalidad.

¿Cómo saber si su organización o iglesia cristiana es disfuncional o poco saludable? A continuación compartimos algunas señales:

  1. La iglesia o la cultura organizacional no valora a las personas que sirven, sólo se valora a los líderes.Cuando los líderes del ministerio ven a la gente como herramientas, en vez de verlas como socios, el resultado es que la gente es usada para servir al propósito, en lugar de ser parte del propósito. Son herramientas sin valor, sólo los líderes tienen valor.
  2. El líder es al único a quien se le permite pensar. Los seguidores sólo están para implementar sus ideas y nada más. A medida que la organización crece y el líder no delega en su liderazgo, las decisiones se retrasan, porque otros líderes no pueden resolver por su cuenta. La oficina del lider comienza a ser como “el agujero negro al que las ideas van a morir”. Toda idea debe ser aprobada por el líder, y el líder piensa que sólo él o ella tiene buenas ideas, las ideas no provienen de la gente. Es el líder el único que tiene “la visión”. Por supuesto que lo que se proclama públicamente suena diferente, pero en la práctica sólo las ideas del líder son las que prosperan.
  3. La iglesia u organización piensa que todos los demás están equivocados y sólo ellos están en lo cierto. Es decir, no hay ningún valor en otras personas o grupos. Hay sólo un grupo reducido al que ellos consideran“aceptable”, y los otros están equivocados y/o son estúpidos. La arrogancia es casi siempre un signo de una organización cristiana poco saludable.
  4. La gente intenta explicar que debido a lo bueno que han experimentado, vale la pena el maltrato que reciben. A menudo, nos es hasta que han dado un paso al costado de la organización que se dan cuenta que esto no era cierto. Una gran mentira que se les hace creer a los cristianos es que: el fin justifica los medios.
  5. La gente sabe de los evidentes problemas de carácter del líder, pero nadie se atreve a decir la verdad. A menudo estos líderes son conocidos por su ira, sin embargo se vuelven incuestionables debido a su supuesto poder espiritual, título eclesiástico, académico o algún otro.
  6. El líder posee una característica abrumadora. Por ejemplo la capacidad para predicar, su inteligencia o la capacidad de atraer a las personas. Sin embargo, el fruto de su vida cristiana se mantiene por debajo de lo esperado. Desde afuera de la organización parece ser un gran líder, pero los de adentro saben que él o ella está más preocupado/a de su aspecto exterior que del interior.

¿Eres parte de una organización poco saludable? ¡Sal de ella tan rápido como puedas! Hazte la siguiente pregunta: ¿Cómo afectará a mi familia permanecer en esta organización? Notarás que el líder habla a menudo acerca de la prioridad de la familia, pero en la práctica se refiere a la prioridad de SU propia familia. Tú eres el único dedicado a proteger a TU familia, protégela!

Podrás notar esto en el impacto que el líder produce en las personas cercanas. Una organización disfuncional tiende a mostrar estas dos características en su liderazgo:

  1. En primer lugar, muchos de los mejores líderes dejan el liderazgo. (y el líder siempre encuentra la forma de culparlos a ellos)
  2. En segundo lugar, los líderes que permanecen asumen las características tóxicas de la organización convirtiéndose en parte del problema (aunque a menudo también se quejan del líder).

Al fin y al cabo, esto es lo que quieren los líderes tóxicos: a nadie que no esté de acuerdo con ellos o tengan otras ideas. Por lo tanto, la mejor decisión posible es alejarse.

Si crees que necesitas salir de donde estás, comienza a orar en busca de otra oportunidad de ministerio. Sólo la expectativa de un futuro diferente es probable que alivie tu dolor y lucha diaria, y te ayude a enfrentar cada día. Cuando has tomado la decisión de retirarte, será muchísimo más fácil soportar lo que sucede a tu alrededor. Lo sé por experiencia. Confía tu futuro al Señor Jesús, Él te dará de su paz, que sobrepasa todo entendimiento.

¿Sumisión o cobardía?Sin embargo, y por diferentes motivos, también es posible que tengas que quedarte. Si este es el caso, y si crees que Dios te está ordenando que te quedes, te sugiero que tomes estas actitudes:

  1. No tengas temor. El miedo hará de tí un cobarde, en lugar de vivir como un valiente. Reconoce que te encuentras en una organización poco saludable, pero no te conviertas en un siervo poco saludable. Seguramente esto hará que te destaques del resto (y que hablen mal de tí también), pero por ninguna razón te conviertas en un cobarde.
  2. Marca la diferencia. Simplemente pregúntate: ¿qué puedo hacer aquí y ahora? Cuando no te conduces por temor, puedes conseguir ser mucho más útil para el reino. Podrás alentar a personas, que seguramente sean víctimas de esa cultura tóxica que impera en la organización.
  3. Habla la verdad. No tengas temor de decir la verdad acerca de tu iglesia u organización y su liderazgo. Es posible que sientas el rechazo, o la venganza incluso. Pero la verdad con gracia y humildad puede ser oída, o puede revelarte que es hora de partir.

Seguro que estas actitudes no son fáciles de poner en práctica. Te animo a buscar la sabiduría de Dios en oración para tomar las decisiones correctas. Dios puede abrir un nuevo camino en el desierto para tí.

Etiquetas: Artículos Ed Stetz Iglesia Liderazgo

¡El fuego no debe apagarse!

Enviado por admin el sáb 29 de ago de 2015 a las 17:05
¡El fuego no debe apagarse!

8 El Señor le dijo a Moisés 9 que les ordenara a Aarón y a sus hijos: «Ésta es la ley respecto al holocausto: El holocausto se dejará arder sobre el altar toda la noche hasta el amanecer, y el fuego del altar se mantendrá encendido. 10 El sacerdote, vestido con su túnica de lino y su ropa interior de lino, removerá las cenizas del holocausto consumido por el fuego sobre el altar, y las echará a un lado del altar. 11 Luego se cambiará de ropa y sacará del campamento las cenizas, llevándolas a un lugar ritualmente puro. 12 Mientras tanto, el fuego se mantendrá encendido sobre el altar; no deberá apagarse. Cada mañana el sacerdote pondrá más leña sobre el altar, y encima de éste colocará el holocausto para quemar en él la grasa del sacrificio de comunión. 13 El fuego sobre el altar no deberá apagarse nunca; siempre deberá estar encendido.

Levítico 6.8-13


¿Que quiso decir Dios con esta expresión? Hoy a las 20hs. en Leguizamón 1110 de Neuquén capital. Acercáte con tu familia, un amigo/a o un ser querido. Te esperamos!!!

Etiquetas: Anuncios

Amor: el centro de la fe cristiana

Enviado por admin el sáb 29 de ago de 2015 a las 07:59
Christian Schwarz

El amor es una de las palabras más importantes de la teología cristiana y, sin embargo, una de las palabras más imprecisas sobre el planeta tierra. Muchos cristianos que utilizan este término comunican una idea claramente secular en lugar de un concepto completamente bíblico. A veces casi parece que como cristianos ni siquiera hemos captado realmente la amplitud total del concepto bíblico del amor, y menos aún ponerlo en práctica.

El problema principal: La falta de amor

Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra.
"Yo asisto a una iglesia famosa y en crecimiento; y sin embargo, me siento la persona más sola sobre el planeta tierra."

Hace algún tiempo, les pedí a los participantes de un seminario sobre el Desarrollo Natural de la Iglesia que escribieran en un trozo de papel cuáles creían ellos que eran las barreras más grandes del crecimiento de la iglesia. Una persona escribió "peleas". Otra escribió "luchas de poder". Otros escribieron "rumores", "indiferencia", "trabajo excesivo del liderazgo", "tradicionalismo", "testarudez", "estrechez de miras", "falta de confianza". Yo sugerí que todas las barreras se podían resumir en tres palabras: "falta de amor". Casi todos movieron la cabeza afirmativamente.

¿De qué va el crecimiento de una iglesia? ¿Más programas? ¿Más actividades? ¿Más ocupaciones? ¡Por Dios! ese no puede ser el futuro de nuestra iglesia. Todos los programas de iglecrecimiento del mundo deberían ser tirados al basurero si no ayudan a crear un lugar donde la gente que se siente sola y herida como esta mujer pueda encontrar consuelo, apoyo y sanidad.

He descubierto que nuestras iglesias están llenas de gente como la de la ilustración: solas, heridas y desilusionadas. Creo incluso que todos nosotros de una forma u otra, tenemos sentimientos parecidos. Y sólo unos pocos creyentes están en un grupo en el que hay confianza suficiente para que ellos puedan abrir sus corazones y experimentar el poder sanador del amor de Dios.

¿Dónde están las iglesias que pueden satisfacer esta sed? ¿Dónde están los cristianos que reflejan el amor de Dios de manera que el poder sanador de Dios se pueda experimentar en nuestro mundo?


Tomado del libro: Los 3 colores del amor, de Christian Schwarz.

El objetivo es hacer discípulos, no miembros de la iglesia

Enviado por admin el mié 26 de ago de 2015 a las 00:57

La medida de cómo está progresando el ministerio en su iglesia o comunidad, y la forma de evaluar si se están haciendo progresos, no es la asistencia del domingo, firmado por los miembros, las personas en grupos pequeños, o el tamaño del presupuesto (tan importante y valioso como son todas estas cosas!). La verdadera prueba es el éxito es cuán satisfactoriamente usted está haciendo discípulos que hacen discípulos. ¿Estamos viendo personas convertidas de estar muertas en sus transgresiones a estar vivas en Cristo? Y una vez convertidas, ¿les estamos dando un seguimiento para que sean establecidos como discípulos maduros de Jesús? Y a medida que son establecidos, ¿los estamos entrenando en el conocimiento, la piedad y las habilidades para que ellos a su vez, hagan discípulos a otros?
Se trata de la Gran Comisión, hacer discípulos que obedezcan todo lo que Cristo ha enseñado, incluyendo el mandato de hacer discípulos. Y esta es la clave de nuestra fidelidad a la misión de Cristo en el mundo, y el signo de una iglesia saludable: si somos o no somos de los que hacen auténticos discípulos de Jesucristo.

Tony Payne

Establecer un discípulo de Jesucristo no es algo tan fácil de medir cuantitativamente (con cifras). Que asista un gran número de personas a la célula o al culto general de la iglesia no significa que ellos sean realmente discípulos de Jesús, ni que nosotros estemos realmente llevando a cabo el trabajo encomendado en la Gran Comisión de discipular, fíjate que una gran asistencia no dice mucho acerca de los asistentes ni de los líderes! Es que el trabajo de discipulado es un trabajo cualitativo, es decir, relacionado a la calidad, no a la cantidad.

Teniendo esto presente, nos encontramos que porque una persona asista a los cultos o actividades de la iglesia, esto no asegura que sea un discípulo, como tampoco lo asegura el que cumpla  con ciertas conductas externas, como participar de la Santa Cena, cantar en el coro o asistir a las reuniones de líderes. ¿Quién es un discípulo entonces? Aquel que con el paso del tiempo se parece más y más a Cristo, y esto, no podemos medirlo con numeritos .

A este Cristo proclamamos, aconsejando y enseñando con toda sabiduría a todos los seres humanos, para presentarlos a todos perfectos en él.

Colosenses 1.28

Dé esto trata la Gran Comisión!

Gustavo Pardo

Para ver la gloria de Dios

Enviado por admin el mié 26 de ago de 2015 a las 00:49
Nilda Barros

¿Querés ver la gloria de Dios?

Dios está despertando a su iglesia en este tiempo, y este despertar está produciendo un anhelo ferviente por ver la gloria del Señor. Deseamos con todo nuestro corazón experimentar el poder de Dios en nuestra vida, y es el Espíritu Santo quién está trayendo este mover entre nosotros. Y muchas veces no sabemos como lograr ver la gloria de Dios y nos preguntamos “¿Qué tengo que hacer?”

Jesús, intercedió por nosotros al Padre con ésta oración:

“Padre, quiero que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo.”

Juan 17.24

Hay dos cosas que Jesús le pide al Padre en éste versículo:

  1. Los que me has dado estén conmigo donde yo estoy:
    Si queremos ver la gloria de Dios, lo primero que debemos hacer es estar con Él en intimidad, conocer su corazón, pasar tiempo a solas con Dios, disfrutar su presencia, conocerlo más, escuchar su voz.
    Jesús anhela que estemos con Él, donde él está, ¿dónde está Jesús? Él está sentado a la diestra de Dios Padre, reinando con poder y majestad, está en un lugar de autoridad, esto nos habla también de posicionarnos como hijos de Dios y herederos.
  2. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado...
    ¿Qué es ver la gloria de Jesús? Es ver la manifestación de su presencia, ver su triunfo, ver su señorío, ver su victoria sobre el mundo y sobre las tinieblas.
    ¡Jesús quiere que sea posible para nosotros ver su gloria!

Moisés hablaba con el Señor cara a cara, como quién habla con un amigo

Éxodo 33:11

Esa intimidad que experimentaba se reflejaba en su rostro... “por haber hablado el Señor, de su rostro salía un haz de luz” (Éxodo 34.29). Por éste motivo él tenía que cubrirse con un velo porque su rostro resplandecía (Éxodo 34.35).

Aunque esto nos parezca tremendo, en 2 Corintios 3.7-9, nos habla de “la gloria del nuevo pacto”, y dice que los israelitas no podían mirar la cara de Moisés debido a la gloria que reflejaba en su rostro, la cual ya se estaba extinguiendo, ¿no será más glorioso el ministerio del Espíritu?

Dios espera que todo lo que vivamos en éste tiempo sea más glorioso que lo que vivió Moisés, 2 Corintios 3.12-13 dice:

“Así, que como tenemos tal esperanza, actuamos con plena confianza.
No hacemos como Moisés, quien se ponía un velo sobre el rostro para que los israelitas no vieran el fin del resplandor que se iba extinguiendo.”

Ahora, cada vez que tenemos intimidad con nuestro Dios, podemos ser transformados a su semejanza, o sea parecernos más a Él, y reflejar su gloria, ésta es una gloria que no se extingue, sino que crece cada vez que nos acercamos a Él.

Así, todos nosotros que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.

2 Corintios 3:18

Etiquetas: Artículos Vida cristiana

Tú creaste todas las cosas

Enviado por root el jue 20 de ago de 2015 a las 16:50
Tú creaste todas las cosas... (Apocalipsis 4.11)

11 «Digno eres, Señor y Dios nuestro,
    de recibir la gloria, la honra y el poder,
porque tú creaste todas las cosas;
    por tu voluntad existen
    y fueron creadas.»

Apocalipsis 4.11

 

Los parámetros del éxito

Enviado por admin el lun 27 de jul de 2015 a las 17:47
John Maxwell

“Los parámetros del éxito son comenzar y terminar.
Las decisiones nos ayudan a comenzar.
La disciplina nos ayuda a terminar.”

John Maxwell

Etiquetas: Artículos Frases John Maxwell

Adoración: intimidad con Dios

Enviado por admin el lun 27 de jul de 2015 a las 17:15

John WimberPor John Wimber

«La adoración – la acción de libremente entregarle amor a Dios – forma e informa toda actividad de la vida cristiana

Mucha gente que visita las Comunidades Cristianas de La Viña alrededor del país comentan sobre la profundidad y la riqueza de nuestra adoración. Esto no ha sucedido por casualidad: tenemos una filosofía bien pensada que dirige el porqué y el cómo adoramos a Dios. En este artículo comunicaré esa filosofía.

Para entender cómo adoramos a Dios, es útil aprender acerca de la historia de nuestra comunidad, que empieza en 1977. En ese tiempo mi esposa, Carol, estaba liderando un grupo pequeño de personas en una reunión hogareña que se desarrolló en La Viña de Anaheim. La dejaré describir lo que pasó durante ese tiempo.

Etiquetas: Adoración Artículos John Wimber